lunes, 21 de diciembre de 2015

Paseo literario por la Sevilla del Romanticismo



El pasado martes día 15 de diciembre los alumnos de 4º ESO del IES Pablo Neruda de Castilleja de la Cuesta, acompañados por Rafa Olmo y Manuel López, realizaron un paseo literario por la Sevilla del Romanticismo con textos de Bécquer y de Don Juan Tenorio de José Zorrilla.
Empezamos el recorrido por la casa en la que vivió Fernán Caballero (seudónimo de Cecilia Böhl de Faber), nos dirigimos al lugar en el que se encontraba la casa natal de Bécquer en la calle conde de Barajas. El plato fuerte de la excursión era la visita al convento de santa Inés, en cuya iglesia, descubrimos la leyenda de los amores de don Pedro I por doña María Coronel. Su cuerpo incorrupto se encuentra en una urna en la sacristía de la iglesia. Asimismo leímos fragmentos de la leyenda de Maese Pérez el organista, localizada en santa Inés por el poeta.
Un receso de media hora en las setas de La Encarnación para tomar el desayuno nos ayudó a reponer fuerzas y continuar el paseo, que a continuación nos condujo a la plaza de los Venerables, en donde se halla la Hostería del Laurel, lugar en el que Zorrilla ubica el encuentro de don Juan con don Luis Mejía para ver el resultado de la apuesta que hicieron un año atrás. Leímos los textos de la apuesta.
La visita a la plaza de los Refinadores es obligada en un paseo de este tipo. La estatua de don Juan Tenorio fue testigo mudo de la lectura de algunos pasajes de la obra y de la fotografía del grupo completo.
Ya solo nos quedaba la glorieta de Bécquer en el parque de María Luisa, el momento lírico del paseo para recordar las palabras del poeta sevillano en algunas de sus rimas más renombradas.
Los profesores estamos satisfechos con la experiencia y creemos que también los alumnos han disfrutado de esta experiencia que sirve para acercar los textos literarios a los jóvenes, a los que suponemos tan alejados de la palabra literaria y tan cercanos a las Nuevas Tecnologías.

Puedes descargar los textos del paseo literario aquí.


jueves, 17 de diciembre de 2015

¡Feliz Navidad!

Este año me gustaría felicitar la Navidad con este montaje que tiene como base un tierno cuento de Antonio García Barbeito lleno de buenos deseos, de deseos de los de verdad.
¡Feliz Navidad! y Feliz 2016

miércoles, 9 de diciembre de 2015

José Zorrilla: Don Juan Tenorio

De este calavera universal se han hecho infinidad de versiones, no solo en teatro, también en el cine y en la ópera, así como en televisión, amén de servir de referente para algunos grupos musicales de la actualidad.
Y es que don Juan Tenorio, un sevillano fanfarrón, caradura y delincuente, presume de galán y de buen espadachín, que no rehúye la pelea y se pavonea ante las mujeres, no porque persiga el amor, sino la conquista por la conquista misma, y si te he visto no me acuerdo. A los ojos de la iglesia católica es un pecador de la peor calaña que merece el castigo del infierno. Sin embargo, Zorrilla adoptó la postura de la Iglesia y forzó la situación de manera que el pendenciero tomara el camino del arrepentimiento por el amor que le tenía a doña Inés, lo que permitió que se salvara.

Os dejo una meritoria interpretación en directo en Alcalá de Henares y dos programas de RTVE, La mitad invisible y Para todos la 2, dedicados a la obra y al personaje del Tenorio.



domingo, 6 de diciembre de 2015

Anton Chejov: El espejo curvo (Cuento de Navidad)

http://3.bp.blogspot.com/_HcjkE2jAjS0/S78bcHnpvcI/AAAAAAAAAzk/9wNo1TAZtME/s400/convex.jpg




Mi mujer y yo entramos en la sala. Olía a musgo y humedad. Millones de ratas y ratones echaron a correr cuando alumbramos aquellas paredes que durante un siglo entero no habían visto la luz. Cuando cerramos la puerta tras de nosotros, entró una ráfaga de viento y se arremolinaron los papeles, amontonados por los rincones de la estancia. La luz cayó sobre aquellos papeles y distinguimos viejas inscripciones e imágenes medievales. De las paredes, que el tiempo había puesto semiverdosas, colgaban los retratos de mis antepasados. Sus rostros tenían una expresión altiva, severa, como si quisieran decir: 
-¡Buena azotaina te mereces, hermanito! Nuestros pasos resonaban por toda la casa. A mis toses respondía el eco, el mismo eco que en otros tiempos había respondido a mis antepasados. 
El viento ululaba y gemía. Alguien lloraba en el tubo de la chimenea, con llanto en que se percibía una nota de desesperación. Gruesas gotas de agua repicaban en las ventanas oscuras, empañadas, y sus golpes llenaban el ánimo de tristeza. 
-¡Oh, antepasados, antepasados!- dije, suspirando profundamente-. Si fuera escritor, mirando los retratos escribiría una larga novela. Pues cada uno de estos viejos fue en su tiempo joven, y cada uno de ellos o ellas tuvo su novela. ¡y qué novela! Mira, por ejemplo, a esta vieja, mi bisabuela. Esa mujer tan fea y horrible tiene su novelita, que es de extraordinario interés . ¿Ves -pregunté a mi esposa-, ves el espejo que cuelga ahí, en el rincón? 
Y señalé un gran espejo, con negro marco de bronce, colgado en un ángulo de la pared, cerca del retrato de mi bisabuela. 
-Este espejo posee virtudes mágicas y fue la perdición de mi bisabuela, que lo compró por una cantidad enorme y no se separó de él hasta morir. Se miraba en el espejo día y noche, sin cesar; se miraba incluso cuando comía y bebía. Cuando se acostaba, siempre lo ponía a su lado, en la cama, y en trance de muerte pidió que lo colocasen con ella en el ataúd. No lo hicieron así sólo porque el espejo no cupo. 
 -¿Era coqueta? - preguntó la esposa. 
 -Admitámoslo. Pero ¿no tenía, acaso, otros espejos? ¿Por qué tuvo tanto cariño precisamente por éste y no por otro? ¿Le faltaban, acaso, espejos mejores? No, querida; aquí se esconde algún misterio terrible. No puede ser de otro modo. La leyenda dice que en el espejo hay un diablo y que mi bisabuela sentía debilidad por los diablos. Desde luego, esto es absurdo, pero no hay duda de que el espejo con marco de bronce posee una fuerza misteriosa. 
Sacudí el polvo del espejo, lo miré y solté una carcajada. A mi carcajada, respondió sordamente el eco. El espejo era curvo y mi fisonomía se torcía en todas las direcciones; me ví la nariz en la mejilla izquierda; el mentón, desdoblado en dos, se me había desplazado hacia un lado. 
 -¿Qué gusto más raro el de mi bisabuela! -dije. 
Mi mujer se acercó indecisa al espejo, también se miró en él, y enseguida ocurrió algo horrible. Palideció, se puso a temblar convulsivamente de pies a cabeza y lanzó un grito. Se le cayó de la mano el candelabro, que rodó por el suelo, y la vela se apagó. Quedamos sumidos en las tinieblas. En el mismo instante oí caer algo pesado: mi mujer se había desmayado. El viento gimió aún más lastimeramente, empezaron a correr las ratas, entre los papeles se agitaron los ratones. Los pelos se me pusieron de punta cuando se desprendió el postigo de una ventana y se vino abajo. Por la ventana apareció la luna. Levanté a mi mujer y la saqué en brazos de la morada de mis antepasados. No volvió en sí hasta el día siguiente, al atardecer. 
 -¡Ese espejo! ¡Dadme el espejo! -dijo al recobrar el conocimiento-. ¿Dónde está el espejo? 
Durante una semana entera no bebió, no comió, no durmió, no hizo sino pedir que le trajeran el espejo. Lloraba a lágrima viva, se arrancaba los cabellos de la cabeza, se agitaba, y, por fin, cuando el doctor declaró que mi mujer podía morir de consunción, y que su estado era de suma gravedad, vencí mi miedo, bajé otra vez a la antigua mansión y traje de allí el espejo de la bisabuela. Al verlo, mi mujer se echó a reír de felicidad; luego lo agarró, lo besó y se lo quedó mirando, clavados los ojos en él. 
Han transcurrido ya más de diez años y sigue contemplándose en el espejo sin separarse de él ni un solo instante. 
 ¡Es posible que ésta sea yo? -balbucea mientras que en su rostro, a la vez que el color de la púrpura, aparece una expresión de dicha y arrobamiento-. ¡Sí, soy yo! ¡Todo miente, menos este espejo! ¡Mienten las personas, miente mi marido! ¡Oh, si antes me hubiera visto, si hubiera sabido cómo soy en realidad, no me habría casado con ese hombre! ¡Es indigno de mí! ¡A mis pies han de humillarse los caballeros más apuestos, los más nobles!. 
 En cierta ocasión, estando de pie detrás de mi mujer, miré casualmente el espejo y descubrí el espantoso secreto. Vi en el espejo a una mujer de deslumbrante belleza, como nunca había encontrado en mi vida. Era un prodigio de la naturaleza, un armónico acuerdo de hermosura, elegancia y amor. Pero ¿a qué se debía aquello? ¿Qué había sucedido? ¿Cómo era que mi mujer, fea y torpe, pareciera en el espejo tan maravillosa? ¿A qué se debía aquello? Pues a que el espejo curvo torcía el feo rostro de mi mujer en todos los sentidos y por este casual desplazamiento de sus rasgos, su cara resultaba preciosa. Menos por menos daba más. Y ahora, los dos, mi mujer y yo, permanecemos sentados ante el espejo y lo contemplamos sin separarnos de él un solo minuto; la nariz se me mete en la mejilla izquierda, el mentón, desdoblado en dos, se me desplaza hacia un lado, pero la cara de mi mujer es encantadora, y una pasión loca, insensata, se apodera de mí. 
-¡Ja, ja, ja! -suelto riéndome a carcajadas como un salvaje. Mientras mi mujer balbucea, con voz apenas perceptible: -¡Qué hermosa soy!.

Cuestionario acerca del cuento