sábado, 8 de junio de 2019

Mitología: Eros y Psique


Cuenta la leyenda que hace muchos años había un rey que tenía tres hijas. Las tres eran bellísimas, pero la belleza de la menor, Psique, era sobrehumana. Hasta tal punto que de todas partes acudían a admirarla y comenzaban a adorarla como si de una reencarnación de la diosa Afrodita se tratase. Os podéis figurar el ataque de celos de la diosa ante la belleza de Psique cuando se da cuenta de que los hombres estaban abandonando sus altares para ir a adorar a una simple mortal. No se le ocurre mejor idea que pedir a su hijo Eros que intercediese para poner fin a semejante ofensa. 
La idea era que Eros, -al que más tarde, en la mitología romana, conoceremos como Cupido - le lanzase una de sus flechas que la haría enamorarse del hombre más horrible y ruin que pudiese existir. Pero como os podéis figurar la historia le salió fatal a Afrodita. ¿Por qué? Vayamos poco a poco y veamos primero cómo era la vida de Psique. A Psique la belleza no le había traído ninguna felicidad. Los hombres, como ya hemos dicho antes la idolatraban de mil maneras, pero ninguno osaba pedir su mano y esto empezaba a preocupar a sus padres quienes ya habían casado a sus dos hermanas mayores. 
Tal era la desesperación que intentando buscar la solución correcta no se les ocurrió mejor idea que consultar al Oráculo. Pero lejos de encontrar consuelo lo que el Oráculo predijo fue que Psique se iba a casar en la cumbre de una montaña con un monstruo venido de otro mundo. Y como nadie osaba cuestionar las predicciones del Oráculo, Psique aceptó su destino y sus padres le llevaron hasta la cima de la montaña donde, llorando, la abandonaron. Allí se la encontró Céfiro, el dios del viento del oeste. Céfiro era el más suave de todos los vientos y se le conocía como el viento fructificador, mensajero de la primavera. Este, lejos de abandonarla a su suerte, la elevó por los aires y la depositó en un profundo valle sobre un lecho de verde césped. 
Psique extenuada con tantas emociones, se quedó dormida y al despertar se encontró en medio del jardín de un maravilloso Palacio de indescriptible lujo y belleza. Cuando penetró en el interior escuchó unas voces que le guiaban y le revelaron que el palacio le pertenecía y que todos estaban allí para servirla. El día fue transcurriendo de sorpresa en sorpresa y de maravilla en maravilla. 
Al atardecer, Psique sintió una presencia a su lado: era el esposo de quien había hablado el Oráculo; ella no lo vio, pero no le pareció tan monstruoso como temía. Su voz era suave y amable y le hacía sentirse muy bien a su lado, pero jamás dejó ver su rostro y le advirtió que si le veía le perdería para siempre. Así fueron las cosas a lo largo de las siguientes semanas. Durante el día Psique permanecía sola en Palacio y por la noche su marido se reunía con ella y eran muy felices. 
Pero un día Psique sintió añoranza de su familia y rogó a su esposo que le dejará ir a visitarlos. Tras muchas súplicas, y pese a advertirle de todos los peligros que corría con su partida, su marido accedió y pidió a Céfiro que la llevase a la cumbre de la montaña donde la habían abandonado. Desde allí Psique caminó a su casa. 
Todos la recibieron con gran alegría, pero sus hermanas, cuando la vieron tan feliz y abrieron los maravillosos regalos que les había traído, no pudieron contener la envidia y no pararon hasta que la pobre Psique les confesó que jamás había visto a su marido. Os podéis figurar que las maquiavélicas y envidiosas hermanas no descansaron hasta convencer a Psique de la necesidad de descubrir quién era su marido. 
Su plan era el siguiente, Psique debía ocultar una lámpara y durante la noche, mientras él dormía, prenderla para así ver su rostro. Y así lo hizo. Psique volvió al palacio en el que vivía con Eros y siguiendo el plan de sus hermanas descubrió que su marido era un joven de gran belleza. Emocionada por el descubrimiento le tembló la mano que sostenía la lámpara, dejando caer una gota de aceite hirviendo sobre su amado. Al sentirse quemado Eros -ese era el monstruo cruel que tenía por marido y al que se había referido el Oráculo- se despertó y cumpliendo su amenaza huyó en el acto para no volver jamás. 
Sola y desamparada, sin la protección de Eros, Psique se dedicó a errar por el mundo perseguida por la cólera de Afrodita que seguía indignada ante tanta belleza. Ninguna divinidad la quiso acoger y finalmente cayó en manos de la diosa que la encerró en su palacio y le atormentó de todas las maneras posibles. Hasta le hizo descender a los infiernos en busca de un frasco de agua de Juvencia que debía entregar sin abrir. La curiosidad pudo nuevamente con Psique y cuando abrió el frasco quedó sumida en un profundo sueño cual bella durmiente. 
Mientras tanto, Eros sufría enormemente pues era incapaz de olvidar a Psique. Cuando supo que estaba sumida en un sueño mágico no lo pudo soportar más, voló hacia ella y la despertó de un flechazo; después subió al Olimpo para rogar a Zeus que le permitiese casarse con ella aunque fuese mortal. Zeus se compadeció de Eros y otorgó la inmortalidad a Psique haciéndole comer Ambrosía. Después apaciguó la cólera de Afrodita y ordenó el casamiento de Eros y Psique, que duraría para siempre. La boda de los dos enamorados se celebró en el Olimpo con gran regocijo.

miércoles, 3 de abril de 2019

Visita a la casa museo de Federico García Lorca y al paraje natural de El Torcal de Antequera


La visita a la casa natal de Lorca los ha puesto en contacto con el lugar de su nacimiento, el lugar en el que dio sus primeros pasos, en donde escuchó las primeras notas del piano, donde recibió los primeros mimos de doña Vicenta, su madre, y de sus criadas. En definitiva, el lugar donde se fraguó la primera sensibilidad de un poeta que ha dado tanto a la cultura andaluza, española y universal, un poeta apreciado y querido dentro y fuera de España. Probablemente el poeta español más leído. Y, desgraciadamente, un poeta de leyenda, por su pronta y cruel muerte.
La visita al Torcal de Antequera fue por desgracia más corta de lo deseado. Desde el lunes anterior se había puesto en marcha un servicio de lanzadera para subir al paraje. Eso nos retuvo un tiempo precioso. Finalmente pudimos estar una hora aproximadamente. Los alumnos pudieron contemplar una auténtica maravilla de la naturaleza con la formación de figuras caprichosas debidas a la erosión producida por el viento durante miles de años, que hacen de este paisaje impresionante de origen kárstico un caso único en el mundo, hecho que motivó su declaración en 1929 como Sitio de Interés Nacional.. El Torcal de Antequera es un paraje natural único, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.


Creo que, a pesar del tiempo de viaje, la excursión ha sido un éxito y los estudiantes han llegado, aunque cansados, satisfechos.















jueves, 17 de enero de 2019

Gustavo Adolfo Bécquer: El Miserere (Leyenda completa)


Hace algunos meses que, visitando la célebre abadía de Fitero y ocupándome en revolver algunos volúmenes en su abandonada biblioteca, descubrí en uno de sus rincones dos o tres cuadernos de música bastante antiguos cubiertos de polvo y hasta comenzados a roer por los ratones.

Era un Miserere.
Yo no sé la música, pero la tengo tanta afición que, aun sin entenderla, suelo coger a veces la partitura de una ópera y me paso las horas muertas hojeando sus páginas, mirando los grupos de notas más o menos apiñadas, las rayas, los semicírculos, los triángulos y las especies de etcéteras que llaman claves, y todo esto sin comprender una jota ni sacar maldito el provecho.
Consecuente con mi manía, repasé los cuadernos, y lo primero que me llamó la atención fue que, aunque en la última página había esta palabra latina, tan vulgar en todas las obras, finis, la verdad era que el Miserere no estaba terminado porque la música no alcanzaba sino hasta el décimo versículo.
Esto fue, sin duda, lo que me llamó la atención primeramente; pero luego que me fijé un poco en las hojas de música me chocó más aún el observar que, en vez de esas palabras italianas que ponen en todas, como maestoso, allegro, ritardando, più vivo, a piacere, había unos renglones escritos con letra muy menuda y en alemán, de los cuales algunos servían para advertir cosas tan difíciles de hacer como esta: Crujen..., crujen los huesos, y de sus médulas han de parecer que salen los alaridos, o esta otra: La cuerda aúlla sin discordar, el metal atruena sin ensordecer; por eso suena todo y no se confunde nada, y todo es la humanidad que solloza y gime, o la más original de todas, sin duda, recomendaba al pie del último versículo: Las notas son huesos cubiertos de carne; lumbre inextinguible, los cielos y su armonía...; ¡fuerza!..., fuerza y dulzura.
- ¿Sabéis qué es esto? -pregunté a un viejecito que me acompañaba al acabar de medio traducir estos renglones, que parecían frases escritas por un loco.
El anciano me contó entonces la leyenda que voy a referiros.

domingo, 13 de enero de 2019

La literatura española del Romanticismo (mapa conceptual y vídeo)




Pincha sobre la imagen para expandir el mapa


Podéis imprimir las dos imágenes y unirlas para tener el mapa completo


Cómics de algunas leyendas de Bécquer

Víctor Márquez e Iván Rodríguez: Maese Pérez, el organista
Ángeles Moreno y Miguel A. Dávila: La rosa de pasión

Eloísa Díaz Pajuelo: Maese Pérez, el organista

 


Isabel María García Negrón y Elena Lora Cabrera : Los ojos verdes


Julio Tovar y Andrea Pastor : Los ojos verdes


María Sánchez y Carmen Planes: La rosa de pasión

Óscar Álvarez Sama: Los ojos verdes


Mario Bermúdez y Víctor Cabrera: Los ojos verdes

Paula Ortiz y Marina Alonso: La rosa de pasión






Diego de los Reyes y David Acevedo: Los ojos verdes


Félix Acevedo y Juan Camarero


Lucía López: La rosa de pasión

Reyes Rivera y Enrique Alfonso: Maese Pérez, el organista





Fran Gallego y Yolanda García: Maese Pérez, el organista





Úrsula Cortés: La rosa de pasión






José A. Negrón y Francisco J. Maroto: La rosa de pasión


Reyes Sánchez: Los ojos verdes

Made with Storyboard That