viernes, 19 de febrero de 2010

Antonio Machado: A un olmo seco

Antonio Machado siente que su alma está desconsolada, pero observa un olmo centenario, ya seco, al que le han brotado algunas hojas. Eso le da pie a confiar en que la primavera también traiga el consuelo a su interior, y devuelva la salud a Leonor.

2 comentarios:

Juana G. Linares dijo...

Magnifico, Manolo. Era una lástima que esa capacidad tuya quedara tan escondida.
Precioso. Ya sabes a qué puedes dedicarte cuando dejes el aula.

Mitalin dijo...

Ay Manooloo!! Hoy hemos estado leyendo y comentando este poema de Machado en la clase de lengua y me acordé del año pasado que nos lo leíste y explicaste :)
¡Qué bien me va a venir que lo hayas publicado! Jajaja

Besos
Paloma