jueves, 2 de diciembre de 2010

La Celestina

La Celestina es de esas pocas obras singulares de la literatura española que se han convertido en ejemplos de Literatura universal. El personaje, ya esbozado por el Arcipreste de Hita un siglo y medio antes, es alguien tan cercano ya que algunos tienden a creer en su existencia real como personaje histórico.

Con esta obra queda clausurado el período medieval. En ella se reflejan los cambios sociales que preludian la nueva mentalidad que dará sentido al Renacimiento. Los personajes se dejan llevar por la codicia (se impone el patrón dinero y desaparece definitivamente la relación feudal) y por las pasiones. Son ejemplo de ese gusto por vivir y por disfrutar de la vida que conformarán la nueva etapa renacentista.
En ella se cuenta el proceso de amor de Calisto y Melibea, un amor trágico como los modelos clásicos de Hero y Leandro o Píramo y Tisbe. Con ellos, como no podía ser de otra manera en la época a la que nos estamos refiriendo, el autor pretendía enseñar, según la moral cristiana que todo lo controlaba entonces, cuál era el final de los amadores que se dejan llevar por sus instintos más primarios. Calisto se comporta como un joven caprichoso que está dispuesto a conseguir lo que desea de cualquier forma y a cualquier precio. Melibea termina cayendo en las redes trenzadas con una urdimbre bien tupida por la vieja Celestina y por los ambiciosos criados del noble. La magia y la brujería son otro de los componentes esenciales para comprender la evolución del amor de Melibea. Y su muerte termina siendo mucho más heroica que la estúpida caída de Calisto.

Escucha el lamento de Pleberio por la muerte de su hija.

La Celestina, teoría y actividades.




Unos alumnos de 1º de Bachillerato de Castellón han realizado este estupendo trabajo sobre La Celestina



RTVE emite espacios breves sobre Grandes obras universales. Este está dedicado a La Celestina. Nos la presenta de una manera muy original:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja Manolo este video es muy bueno :D asi tu blog me gusta mucho mas... Si puedes pon mas videos como este =) ( luque 3ºB)

Antonio dijo...

La Celestina es una obra más que interesante, sólo que a los alumnos de la ESO les pilla muy lejos de su competencia lectora. Quizá en esos niveles vale más la pena leer fragmentos seleccionados. En Bachiller la cosa cambia y siempre te puedes llevar una sorpresa, como me pasó con mis alumnos de 1º que rodaron un mediometraje (Ver reseña).
En cuanto al vídeo de Física o Química, me parece que da una visión simplista y bastante alienadora de la juventud. No creo que mis alumnos se expresasen de ese modo. Un saludo.

Manolo dijo...

Llevas razón, Antonio.
Ah, gracias por entrar aquí.
La edición que elegimos para estos últimos años es la de Clásicos a medida de la editorial Anaya. Es una versión mucho más asequible. Es adecuada y les gusta.
La propuesta del mediometraje con alumnos de 1º de Bachillerato es muy interesante, y desde luego has hecho un gran trabajo de motivación. Los muchachos están hechos unos verdaderos artistas. El problema en los exteriores es el sonido, pero no desluce el conjunto.
En cuanto al vídeo de Física o Química es verdad que da una visión simplista, como todo en esa serie. Ya dejé mi punto de vista en el blog con motivo de su estreno en televisión. A veces, por azares del destino, estas visiones poco ambiciosas ayudan a atraer a algunos que de otra manera ni hubieran olido sus páginas.
Un saludo, y gracias por tu comentario.

Eloísa dijo...

Un “ochomil”

Al igual que las montañas más altas de la Tierra quedan ahí separadas de las demás, así también algunas obras de la Literatura universal se encumbran. Este verano me he aplicado a uno de estos “ochomiles”: la Celestina. Qué placer, desde abrir el libro y saber que tienes en tus manos una joya de más de cinco siglos, desde el enigma de su autoría, desde la carta a un su amigo; hasta la historia, la caracterización de los personajes, los distintos registros del lenguaje, los toques de humor, la desfachatez y el atrevimiento de muchas de las cosas que dice (¡con la Inquisición detrás!)… Una profunda inteligencia, y la sabiduría y el conocimiento del alma humana están siempre presentes en estas obras universales e inmortales. Esto es lo que me ha sugerido volver sobre esta obra.

Melibeo soy, y a Melibea adoro, y en Melibea creo, y a Melibea amo.